Nuevamente nos encontramos con un hecho más que frecuente, la subasta en la Casa Sotheby’s de Londres de material arqueológico procedente de Córdoba. En esta ocasión la Brigada de Patrimonio Histórico del Cuerpo Nacional de Policía centra su trabajo en la identificación de dos capiteles del siglo X, que según testimonio de un vecino del casco antiguo de Córdoba, habrían sido utilizados como maceteros en un patio, al menos hasta el año 2002.

La pregunta es bien sencilla, si todo el patrimonio pertenece al Estado y por ende a la sociedad, y se supone que hay mil y un controles para evitar que nuestro patrimonio salga al mercado privado y por tanto de nuestro territorio. ¿Por qué cada cierto tiempo tenemos que escuchar que se subastan piezas arqueológicas de manera impune, sin que la Casa de subastas aclare la procedencia y obtención de las mismas?, ¿Por qué se menos precia el patrimonio de nuestra ciudad que se va desangrando y dispersando?

Llegará el día en que los turistas vendrán a nuestra ciudad y no tendremos nada que ofrecerles, porque algunos desaprensivos sólo piensan en el beneficio particular e inmediato, no en el futuro de su ciudad y por tanto de sus vecinos.

Recordad lo importante no es la pieza en sí misma, lo importante es el lugar que ocupaba en una casa, palacio, mezquita, … el contexto da importancia a la obra, no al revés.