Una gran noticia ha revolucionado la red durante el mes de abril de este año, las cabezas de la isla de pascua son sólo la punta del iceberg de grandiosas esculturas humanas de cuerpo entero.

Los misterios de la historia son incontables y la isla de Rapa Nui es uno de los mejores ejemplos. Cuando se creía que las cabezas diseminadas por su orografía no podían aportar nada más, un equipo de arqueólogos acometió la inusual empresa de desenterrar completamente dos de estas cabezas, situadas en las proximidades del volcán Rano Raraku. Estas excavación se ha venido desarrollando durante 12 años, aunque los resultados hallan salido a la luz en fecha tan reciente. Para sorpresa de muchos, aunque dudamos que de la totalidad del ámbito científico, resultó que estas cabezas no eran más que la parte visible de dos monumentales figuras humanas que presentan en bajo relieve los brazos, manos y taparrabos de la figura, así como un conjunto de inscripciones en la espalda. A parte de este gran descubrimiento, para los arqueólogos hay otro igual de importante o incluso mayor, nos referimos a la recuperación de más de 500 utensilios utilizados para la construcción de estas grandiosas esculturas, y que se han localizado alrededor de las mismas.

Debemos recordar que la pieza por sí sola no es importante, sino en un contexto y un lugar. El estudio completo de esculturas y útiles de trabajo nos aportará una visión más completa de la civilización moai y por tanto de la historia de la isla.