Se han recuperado dos esculturas masculinas del siglo I d. C. realizadas en bronce que representan a los gemelos Castor y Polux. Aunque las esculturas se hallaron hace algunos años en una finca particular de Pedro Abad, ha sido ahora cuando se ha intentado incluir dentro del mercado negro. De hecho, esta circunstancia es la que ha propiciado su recuperación para el patrimonio cordobés.

Las piezas intervenidas son dos esculturas de bronce que representan dos figuras masculinas totalmente desnudas, de 1,30 y 1,50 metros de altura, de unos 30 k de peso (son huecas no macizas) y en muy buen estado de conservación. Cuando fueron halladas, ambas estatuas presentaban amputaciones en brazos y piernas, una de ellas carecía de cabeza y parte del abdomen, y la otra no tenía órganos genitales.

De esta manera, gran parte de las piezas mutiladas han sido recuperadas. Según un primer informe de arqueólogos de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía en Córdoba, las piezas proceden del Alto Imperio Romano.

Las piezas iban a ser vendidas a un comprador italiano a través de intermediarios que operaban desde Jaén y Sevilla.

Hoy viernes día 23 de marzo, el  consejero de cultura de la Junta de Andalucía, Paulino Plata se ha desplazado hasta el  Museo Arqueológico de Córdoba donde se han depositado las dos esculturas para su restauración y futura exposición.

Lejos del valor económico que pueden tener este tipo de esculturas, aspecto que se destaca ampliamente en todos los medios informativos, el verdadero valor de estas piezas reside en su tipología, cronología y contexto arqueológico. Su localización en Pedro Abad está indicando un sito arqueológico de relevancia ya que cuenta con dos piezas escultóricas en bronce de gran calidad. Las posibilidades científicas que ofrece este hallazgo, son sin lugar a dudas  para la comunidad arqueológica