El Instituto de Cultura de Barcelona (Icub) y el Museo de Historia de Barcelona (Muhba) presentaron el día 14 de marzo el nuevo centro cívico Pati Llimona del barrio Gótico de Barcelona.

La experta labor de los arqueólogos ha permitido incluir en la intervención arquitectónica  17 metros de la muralla romana del siglo IV, incluyendo la Porta del Mar, y un conjunto termal del siglo I. Así mismo se ha integrado parte del techo de un edificio del s. XIX. Estas estructuras tan diversas entre sí han obligado a los arquitectos a encontrar una solución viable que permitiera unir el pasado con un nuevo edificio de cinco planta, el cual debía de afectar lo mínimo el frigidarium de las termas portuarias de Barcino.

Destaca en esta integración del pasado con el presente y futuro de una ciudad tan cosmopolita como Barcelona el hecho de ofrecer visitas concertadas y  sesiones de puertas abiertas hasta el 12 de mayo a todo aquel que quiera conocer algo más de la historia de Barcelona. La arqueología no queda sólo en el estudio científico de los restos materiales, sino que debe llegar a los ciudadanos de a pie para permitirles el valor del pasado en el presente y generar así mismo una nueva oferta turística en la ciudad.