Un año más nos desplazamos hasta la capital de la Tarraconensis para asistir al último fin de semana de su gran festival romano. Hacia allá marchamos llenos de ilusión y con el aliciente de mostrarle el festival a dos buenos amigos, José y Rafa (Arkeotexturas).

El año pasado fue el gran año de Augusto y aunque algunos pensaran que el festival lo dio todo y que en esta edición se bajaría el listón, no podían estar más equivocados. Jordi, Dolors, Ester, Magí y Enric se superan cada año, revisando los múltiples aspectos de la cultura romana.

A la magnífica exposición sobre la Annona augustea llevada a cabo por Magí y el grupo Fénix, le siguió un fantástico día cultural en el que visitamos la Catedral de Tarragona, el Circo romano, el foro, el Teatro, el Pretorium, su museo Arqueológico, y sus preciosas calles. Por la noche nos vestimos de legionarios, hicimos un taller del tiempo, escuchamos atentos la conversación entre Juvenal y Marcial, con un fantástico Carles Alcoy, y por último asistimos en el circo a una interesante conversación entre dos prostitutas ante la diosa Venus. Y todo esto en un solo día!!!!.

El sábado, a parte de atender el stand de Córdoba y ofrecer toda la información posible sobre Colonia Patricia, también atendimos el stand de Sexto Mario, en esta ocasión compartiendo espacio con Arkeotexturas. Por la tarde una parte fue al anfiteatro para ver luchar a los gladiadores y aprender con Ars Dimicandi como era la vida de estos luchadores; asistimos con la boca abierta a la explicación de la Bacanalia, los ritos mistéricos de Dionisos, llevado a cabo por el grupo Nemesis y Ludi Scaenici.

Y el domingo no perdimos el tiempo tampoco, por supuesto. Asistimos a un taller de lucernas, nos hicimos con un pack de especias para elaborar Mulsum de KuanUm y con gran tristeza tuvimos que irnos corriendo a la estación para volvernos a Córdoba….

Ays! volveremos el año que viene!!!!.